Los mejores vinos tintos también se hacen en el sur

Por un encuentro casual conocimos a José Ramón García Angulo y su hijo Alejandro. Enseguida nos convencieron para visitar, junto con otros amigos blogueros, su casa: la Finca Jara. Y no sólo lo consiguieron porque somos de natural curioso, sino porque su simpatía es una de las mejores bazas con las que cuentan sus Vinos de la Tierra de Cádiz y su aceite, bajo la marca Cortijo de Jara.

Así que convertimos la invitación en compromiso, y finalmente, pusimos rumbo a la finca, cercana a Nueva Jarilla en Jerez, donde empieza su historia como bodegueros y se asienta su presente como productores con un creciente prestigio .

finca_jara2

A pesar de que el abuelo de José Ramón fue el primer del presidente del Consejo Regulador del Jerez, convertir lo que era terreno de cultivo de remolacha en viñas para producir uvas de las variedades Syrah, Merlot y Tempranillo,  fue para él y sus siete hermanos toda una aventura.

familia

El encalado edificio reformado que corona el cortijo es la prueba física del esfuerzo y años de dedicación de toda la familia.

finca_jara

Todo aquel que conozca el vino, sabe que se trata de un proceso paternal: cuidado, observación, rectificación, hasta conseguir el carácter deseado para los caldos. Durante diez años, admiten, han tenido que aprender todo de este sector. Y lo han conseguido con grandes dosis de entusiasmo y el apoyo de Teresa del Castillo, la enóloga de Cortijo de Jara.

Juan Ignacio, otro de los hermanos García Angulo, nos recibió e introdujo la historia de la marca, y nos enseñó las instalaciones elaboran su producto de forma artesanal. Probamos el vino extraído de los depósitos, sin pasar aún por barricas, y sorprende la ausencia de madera en su sabor, cómo la temperatura condiciona, aroma y gusto.

jr_vino

El objetivo de Cortijo de Jara es ofrecer vinos de calidad Premium a bajo coste. En la actualidad comercializan vinos tintos jóvenes, de seis y doce meses en barrica de roble, cada uno con una marcada personalidad, y vino blanco de las variedades Gewürztraminer y Sauvignon blanc. Tampoco podemos dejar de recomendar su aceite de arbequina.

productos

Terminamos la jornada en el Cortijo de Jara con un aperitivo de tortilla casera, chicharrones, queso, regañás y chorizo casero llegado de Las Cabezas de San Juan con nuestro amigo bloguero Moisés y bañado cómo no, con los vinos de la casa, disfrutando de las vistas desde uno de los patios traseros.

Sin duda, merece la pena visitar la Finca Jara y a la familia García Angulo, y si no tenemos oportunidad, adquirir sus vinos en la tienda de la calle Medina 79 de Jerez de la Frontera.

tienda

Después de esta interesante y agradable visita, fuimos a comer al Bar Centro (Plaza de la Artesanía s/n) en la cercana localidad de Nueva Jarilla. Es un establecimiento en el que encontramos comidas caseras muy buenas. No tienen carta fija así que su camarero muy amablemente nos recomendó algunos de los platos que tenían ese día: galeras, coquinas, pulpo a la gallega, puntillitas, pescadilla negra, alcachofas…

upload_-2upload_-4upload_-1

A todos nos gustó mucho la elección porque estaba todo muy fresco y bien cocinado.

Contemplando la tranquilidad con la que se desarrolla la vida en Nueva Jarilla acabamos un dia en el que descubrimos la importancia que tiene la sencillez en la elaboración de estos magníficos vinos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *